Según un estudio, el uso de dos técnicas permite romper las piedras del riñón para que sean expulsadas por el paciente con un dolor mínimo.

Los cálculos renales (también llamados nefrolitiasis o urolitiasis) son depósitos duros hechos de minerales y sales que se forman dentro de los riñones.

¿Tecnología ultrasonido puede eliminar cálculos renales?

Un nuevo método que se probó con éxito en un estudio combina dos tecnologías de ultrasonido y permite mover los cálculos renales para facilitar que salgan del uréter, sin anestesia, y con molestias mínimas para el paciente.

Para realizar este procedimiento, el médico emplea manualmente un transductor (dispositivo que convierte un tipo de energía en otra) que se coloca sobre la piel para dirigir las ondas de ultrasonido hacia el cálculo. Posteriormente, el ultrasonido se puede utilizar para desplazar los cálculos e impulsar su paso –un proceso que se denomina propulsión por ultrasonido–, o para romper el cálculo, una técnica llamada litotricia de onda explosiva (BWL).

El doctor M. Kennedy Hall, médico de UW Medicine de la ciudad de Washington y autor principal del estudio explicó que este procedimiento prácticamente no duele: “Es casi indoloro y puede hacerse mientras el paciente está despierto y sin sedación, lo cual es fundamental, por lo que se espera que se pueda llevar a cabo en una clínica o sala de emergencias”, indicó.

Mover y fragmentar cálculos renales sin usar anestesia

En la investigación publicada en The Journal of Urology se evaluó esta técnica con la que se pueden tratar los cálculos sin recurrir a métodos invasivos como la cirugía. “El estudio se diseñó con el objetivo de comprobar la viabilidad de utilizar la propulsión ultrasónica o usar BWL para romper cálculos en pacientes despiertos sin emplear anestesia”, dijo Hall.

En el estudio, participaron 29 personas, a 16 de las cuales se las trató solo con propulsión y a las 13 restantes con propulsión y litotricia de onda explosiva. Los cálculos se movieron en 19 pacientes y en dos casos salieron del uréter y entraron en la vejiga, mientras que la litotricia de onda expansiva fragmentó los cálculos en siete de los casos.

Durante dos semanas de seguimiento 18 de 21 pacientes (86%) cuyos cálculos estaban localizados más abajo en el uréter, más cerca de la vejiga, los expulsaron. El tiempo promedio para la eliminación de cálculos en este grupo de pacientes fue de unos cuatro días y uno de ellos experimentó un “alivio inmediato” cuando el cálculo se desprendió del uréter, según los resultados de la investigación.

Te puede interesar: Anti-estrés: 5 ejercicios de respiración para manejar el estrés

Esta tecnología comenzó a desarrollarse hace cinco años cuando la NASA financió una investigación para comprobar si era posible mover o romper los cálculos renales, sin emplear anestesia, en vuelos espaciales largos, como las misiones a Marte. La tecnología funcionó tan bien que la NASA le restó importancia a los cálculos renales, que ya no constituyen una preocupación clave. “Ahora tenemos una solución potencial para ese problema”, concluye Hall.

La consulta médica es importante para determinar los pasos a seguir para eliminar los cálculos renales.

¿Cuáles pueden ser los síntomas de algún calculo renal?

Un cálculo renal no suele causar síntomas hasta que comienza a desplazarse por el riñón o pasa a uno de los uréteres. Los uréteres son los conductos que conectan los riñones y la vejiga.

Si un cálculo renal queda alojado en los uréteres, puede bloquear el flujo de orina y hacer que el riñón se hinche y el uréter tenga espasmos, lo que puede ser muy doloroso. En ese momento, podrías experimentar los siguientes síntomas:

  • Dolor punzante e intenso en los costados y la espalda, debajo de las costillas
  • Dolor que se propaga hacia la parte baja del abdomen y la ingle
  • Dolor que viene en oleadas y cuya intensidad fluctúa
  • Dolor o sensación de ardor al orinar

Otros signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Orina de color rosado, rojo o marrón
  • Orina turbia o con olor desagradable
  • Necesidad constante de orinar, necesidad de orinar con mayor frecuencia u orinar en pequeñas cantidades
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre y escalofríos si existe una infección

El dolor causado por un cálculo renal puede cambiar (por ejemplo, puede trasladarse a una ubicación diferente o aumentar su intensidad) a medida que se desplaza a través de las vías urinarias.

Trata de consultar con un médico sobre tus dolores.

Cuándo debes consultar a un médico

Pide una cita con el médico si tienes signos y síntomas que te preocupan.

Busca atención médica inmediata si presentas:

  • Dolor tan intenso que no puedes sentarte en posición derecha o encontrar una posición cómoda
  • Dolor acompañado por náuseas y vómitos
  • Dolor acompañado por fiebre y escalofríos
  • Sangre en la orina
  • Dificultad para orinar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here