La meditación guiada supone una oportunidad para sumergirnos en esta práctica de una manera progresiva. En esta nota te ampliamos la información, incluyendo diferentes recursos que podéis usar.

La meditación está de moda. Muchos psicoterapeutas han empezado a recomendarla por sus múltiples beneficios. En este sentido, existe un concepto que nos puede sorprender cuando empezamos a interesarnos por este tipo de práctica. Así, para empezar, nos preguntamos: ¿qué es la meditación guiada? ¿En qué consiste y cuáles son sus ventajas?

Al explorar esta práctica, encontraremos con varias opciones, como la meditación basada en chakras o la kundalini. Del abanico, hoy nos centraremos en la meditación guiada, una de las mejores elecciones si nunca la hemos practicado. A continuación, entenderemos por qué es tan recomendable en estos casos.

Las claves de la meditación guiada

La meditación guiada se realiza con el apoyo de una persona conocedora de esta práctica que nos indica qué hacer y nos acompaña durante todo el proceso. Asimismo, se encarga de ofrecer un apoyo emocional ante posibles sentimientos o molestias que puedan aflorar. Ya sea nerviosismo, impaciencia, aburrimiento o falta de concentración.

El objetivo es “observar la realidad en el momento presente, sin intenciones de juzgar y con plena apertura y aceptación“.

En las meditaciones de este tipo, las personas que guían intentan que quienes meditan tengan presente que los pensamientos van a estar en la mente. El objetivo es observarlos como si estuviéramos tumbados sobre el césped, viendo las nubes del cielo. Las vemos pasar, sin juzgarlos, para que después se marchen y vengan los siguientes. Gracias a la meditación guiada, con la práctica, lograremos hacer esto consiguiendo una mayor relajación y conciencia del momento presente.

“La atención plena se trata de estar completamente despiertos en nuestras vidas. Se trata de percibir la exquisita intensidad de cada momento”.

-Jon Kabat-Zinn-

Los beneficios de la meditación guiada

Una vez hemos sido conscientes de que la meditación guiada es una buena manera de iniciarse en esta práctica, vamos a ver algunos de sus beneficios. Estos no solo podemos obtenerlos nosotros si somos principiantes, sino también aquellas personas que llevan un tiempo practicando la meditación. Sus beneficios son:

  • Permite una mayor regulación emocional. Además, evita el estrés y la impaciencia, ya que la persona que está guiando esta práctica nos tranquiliza diciéndonos que aunque nos hayamos distraído mucho, no ocurre nada. Hay días en los que estaremos más concentrados y otros menos.
  • Mejora los niveles de estrés. Esto no significa que lo eliminemos por completo, sino que nuestra respuesta será diferente. Contar con un guía durante la meditación nos ayudará.
  • Evita que nos perdamos. Al ser una meditación guiada, nos sentiremos acompañados y comprendidos a lo largo de todo el proceso. Así, sabremos lo que hay que hacer en cada momento (centrarnos en la respiración, dejarla fluir, concentrarnos en los sonidos de nuestro alrededor, etc.).
  • Reduce la rumiación. Estos pensamientos obsesivos suelen ser producto de la ansiedad y producen un profundo agotamiento. El hecho de que la meditación trabaje la atención en el aquí y el ahora favorece el desapego de estos pensamientos. Evita que nos aferremos a ellos.

Estos son solo algunos de los beneficios que tiene la meditación guiada. No obstante, uno que no hemos mencionado es la posibilidad de realizar diferentes tipos de meditación. Algunas estarán basadas en la visualización, otras se centrarán más en la respiración, otras en la dispersión… Existe una gran variedad de meditaciones de este tipo que nos permitirán practicar y explorar distintas maneras de abordar esta práctica.

Fuente: La mente es maravillosa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here