Cuando una persona está pasando por el proceso de conocer a alguien más con algún interés romántico, suele ser un caos emocional cuando no se sabe en qué dirección va la relación. Y no se trata de jurarse amor eterno o correr por tener una relación rápido sin siquiera tomarse el tiempo de descubrir que les gusta o disgusta del otro. Es una clase de duda interna en la que muchos se preguntan si realmente se trata de amor o idealización. Por eso es muy importante conocer todo sobre esta etapa del enamoramiento.

Claro que no todo es malo, tampoco hay que pensar que enamorarse es horrible, simplemente requiere de tiempo para que las personas se puedan conocer y animarse a descubrir mejor a la otra persona. Cuando queremos estar con alguien de forma sentimental en su mayoría tratamos de mostrar solo lo bueno. Dejando que la persona crea una versión equivocada de lo que somos. No es que seamos doble cara, simplemente se busca dar la mejor impresión en todo momento, es ahí cuando la otra parte puede caer en dudar si es amor o idealización de uno mismo por querer ver todo perfecto

Tan solo basta con pensar como es todo al inicio de la relación, suele darse un período de idealización genuina de ambas partes en donde todo parece color de rosas, empieza con la forma en la que nos ilusionamos y hace que se trate de ajustar a lo que estamos esperando en lugar de mostrarse tal cual es la persona. En el peor de los casos el verdadero error parte de uno mismo poniendo demasiada carga emocional en el otro sin saber cómo puede responder su responsabilidad afectiva.

Ahora que si crees que es algo que no tiene importancia estás en un error enorme, es de suma importancia porque de no ponerle un alto te estarás enamorando de alguien que no existe. Suena bastante crudo pero es la realidad, dejar que nos deje cegar el amor es lo peor que podemos hacer porque solo nos lastima o lastima a la otra parte de la relación. Es clave hablar con la verdad en todo momento para evitar conflictos futuros.

Normalmente cuando se crea una idealización del amor es debido a que se quiere encontrar esa «media naranja» en la que podamos complementarnos sin saber que somos más que suficientes nosotros mismos. Se trata de apartarle cosas buenas y que nos aporten a nuestras vidas. No de restar y apagar el brillo del otro, suena muy simple pero hace toda la diferencia al momento de comenzar una relación con alguien nuevo. Debemos evitar querer que sean como ese cuento de hadas de Disney.

Al idealizar a las personas sólo percibimos sus virtudes de manera muy exagerada para que pesen más que las cosas que nos puedan encantar. Esto hace que se vaya creando una imagen equivocada de lo que es querer a alguien. Ya que si realmente se le quisiera no se le obligaría a que tenga que cumplir con esa «perfección». Es momento de dejar de tratar de cubrir nuestras expectativas o necesidades en otros. Todo lo que proyectas en alguien dice mucho de tu persona. Trata de sanar cada herida y ver lo perfecto en lo imperfecto que es el amor.

Al ver que no todo es color de rosas hará que puedas darte cuenta que la vida es hermosa tal cual es, sin minimizar o maximizar las actitudes de alguien más. Simplemente dejando ver que el afecto es recíproco, sin querer que todo sea como queremos. Habrá días en las relaciones en las que se busque un apoyo más fuerte que en otros casos pero esas subidas y bajadas son las que le dan aprendizaje a cada pareja para hacer todo lo mejor que puedan cada día. ¡Deja que el amor hable por sí solo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here